3 maneras naturales de aliviar la irritación de las axilas

Si hay algo común es la irritación de las axilas, la cual suele generarse por el maltrato de esta zona por el roce de las telas o la reacción alérgica a las hojillas y desodorantes. Pero sin importar el factor que lo ocasione, te presentamos 5 maneras naturales de aliviar la irritación de las axilas.

Tener las axilas irritadas genera una situación molesta e incluso angustiante porque viene acompañada de comezón e irritación intensa. Para que puedas superarla pronto, recurre a estos 5 remedios caseros que traemos para ti.

1. Aceite de vitamina E

Este aceite es un producto antiinflamatorio y antioxidante que, una vez que es absorbido por la piel, tiene la capacidad de acelerar el proceso de reparación mientras brinda un efecto humectante. Si lo usas en las axilas irritadas, calmará la comezón y las alergias que estas producen.

¿Cómo utilizarlo?

  • Es sencillo, tan solo rompe una cápsula de vitamina E y aplícate el producto sobre las áreas que deseas tratar.
  • Masajea con las yemas de los dedos y procura que se absorba bien en la piel.
  • Úsalo 2 o 3 veces al día para controlar los síntomas.

2. Bolsitas de avena

Estas se han hecho muy populares en todo el mundo pues resultan útiles para remover las células muertas de la piel, al tiempo que brindan un extra de humectación y nutrientes a la piel.

Este ingrediente natural es excelente para ayudar a regular el pH cutáneo, así como calmar la inflamación y la comezón.

¿Cómo utilizarlas?

  • Primero, llena una pequeña bolsa de tela con harina de avena y, cuando estés en la ducha, úsala para frotar suavemente las axilas irritadas.
  • Debes repetir su aplicación todos los días.

 

3. Leche fría

Gracias al ácido láctico que contiene, la leche resulta muy útil para equilibrar el pH natural de la piel y, a su vez, controlar la irritación.

Si sumas estas propiedades a su efecto refrescante, verás que éste lácteo será la mejor solución para sanar la irritación de las axilas.

¿Cómo utilizarla?

  • Primero debes poner a enfriar un poco de leche y, cuando esté helada, con la ayuda de un trozo de algodón frótala sobre la piel de las axilas.

  • Repite este proceso 2 o 3 veces al día.

Loading...